Translate

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Lago Titicaca y la Isla del Sol

Tras unos días de necesaria aclimatación a las alturas en la ciudad de La Paz el día 18 nos dirigimos al lago Titicaca. 


Para lo cual caminamos hasta el cementero cerca de la parada del teleférico rojo donde cogeríamos un bus (18$b.) hasta Copacabana, que es el pueblo a las orillas del lago desde donde parten los botes para ir a la isla del Sol.

video


El viaje fue tranquilo admirando horizonte nevado de las montañas de los andes. Al cabo de unas cuatro horas llegamos San Pablo de Tiquina una población situada en el estrechamiento entre el lago Huyñaymarka y el lago Titicaca. Una vez allí nos pidieron que nos bajáramos del bus para cruzar al otro lado del lago en una barca mientras que el bus lo haría en una barcaza. Pero como nosotros vimos que allí no se movía nadie decidimos seguir la corriente y no bajar y evitar así el coste del billete. ¡Dicho y hecho! Si no te bajas no te cobran.


Una vez al otro lado recorrimos durante treinta o cuarenta minutos más y por fin llegamos a Copacabana sobre una de la tarde. Situada al sur del lago Titicaca, Copacabana es un pequeño pueblo que, aunque en su momento fue centro de peregrinos, ahora es más lo que a mí me gusta llamar “pueblo lonely planet”. Es decir una pequeña villa llena de tiendas de suvenires, tiendas de comida, hostales y servicios para mochileros. Y no es para menos ya Copacabana es el centro neurálgico para los viajeros que cruzan el lago para ir o venir de Perú a Bolivia y viceversa.





El autobús paró en la plaza principal en frente de la iglesia y desde allí sólo tuvimos que bajar la calle hasta llegar a la playa principal donde se encuentran las casetas que venden los tickets para viajar a la isla del sol. Existen dos alternativas, o un billete de ida a la zona sur (20$b.) que es la opción que nosotros compramos. O la opción de ir a la zona norte por (25$b.).


video


IMPORTANTE: No te avisan pero al llegar a la isla tendrás que pagar un impuesto turístico revolucionario. Si se llega a la parte sur el impuesto es de (5$b.) y si es a la parte norte será de (15$b.).
La isla en la época inca era un santuario con un templo con vírgenes dedicadas al dios Sol o Inti y de ahí su nombre. La mayor parte de la isla está poblada por indígenas de origen quechua y aymara, dedicados a la agricultura, el turismo, artesanía y el pastoreo. Los idiomas que hablan son las lenguas ancestrales, como el quechua yaymara, como también el español.
Cogimos el que salía a las 13:30-14:00 sale de Copacabana y desembarcamos en la zona sur de la Isla Sol. Después de pagar los cinco bolivianos de turno, subimos por la escalera del inca para buscar alojamiento en la cima de la montaña ya que allí hay más opciones y pensamos sería más barato. Cosa más fácil de decir que de hacer porque por un lado está la variable de la altura, el lago está situado a unos 3800 metros de altura, con lo que subir la escalinata de yumani para acceder a la cumbre se hacía una tarea titánica y por otro lado si bien hay mucha oferta de alojamiento, los precios son estándares en toda la isla y una habitación sencilla pero cómoda con baño compartido está por 25$b. persona.

Una vez alojados en nuestro hostal decidimos seguir recorriendo un poco más de la isla y subir hasta la cima para contemplar las fantásticas vistas desde el mirador. Pero poco tiempo más tuvimos para hacer cosas porque después de la pequeña caminata nuestros cuerpos estaban agotados y, tras una riquísima cena de sopa de maíz y omelete nos fuimos directos a la cama.





Al día siguiente nos levantamos bien temprano porque teníamos idea de recorrer el norte de la isla y coger allí el bote que nos llevara de vuelta a tierra firme. Empezamos a caminar lentamente para que el mal de altura no hiciera de las suyas y a disfrutar de las vistas que ofrecía la isla desde su cumbre.





No habíamos caminado ni quince minutos caminando cuando llegamos a un puesto donde había un pequeño hombre indígena que nos pedía 15$b. por seguir caminando. Esto no nos hizo mucha gracia porque ya habíamos tenido que pagar 5$b. al entrar en la isla y no entendíamos porqué teníamos que volver a pagar otra vez. Pero esas son las reglas de la isla si quieres visitar el sur son 5$b. y si quieres ir al norte son 15$b. Así que después de renegar y renegar, tuvimos que aceptar y pagar para seguir caminando. Pero la verdad es que mereció la pena porque el norte de la isla es donde se encuentran las mejores vistas.



Especialmente cerca de las ruinas del  la Chinkana o laberinto, construidas en la cima de la parte norte de la isla mirando hacia una playa espectacular. 







Después de mojarnos un poco los pies y descansar de la caminata volvimos a ponernos las botas y seguir caminando. Pero fue ahí donde empezó nuestro calvario. Como he escrito más arriba nuestro plan era recorrer la isla y coger el bote que salía a la 13:30 h. de la parte norte de la isla. Como íbamos con tiempo relajamos nuestro paso pero, al llegar al punto donde se supone que debíamos coger el bote y preguntar, nos informan que no es allí sino que teníamos que rodear la loma de la montaña que teníamos enfrente. ¡Dios! La 13:00 y todavía teníamos que rodear la montaña, o apresurábamos el paso o no llegaríamos.

Con la lengua fuera y los pulmones en la mano rodeamos subimos y bajamos la montaña para llegar, a las 13:30, al que tendría que ser el lugar donde se cogían los ferris de vuelta para Copacabana. Para asegurarnos volvimos a preguntar y fue entonces cuando quisimos morir. ¡Resulta que habíamos andado de más y que el muelle estaba donde habíamos preguntado la primera vez! -¿Pero cómo podía ser? Si allí nos habían indicado que era más adelante. Nos entraron ganas de matar a alguien…y lo peor de todo es que de la zona norte ya no salían más ferris. Si queríamos volver tendríamos que rodear de nuevo la isla para llegar a la zona sur desde donde salía el último ferry a las 16:00.

Con la rabia en el cuerpo pero la determinación de salir de aquel infierno empezamos a caminar con paso firme colina arriba destino al muelle sur de la isla. El camino fue duro y con la falta de entrenamiento llegamos a nuestro destino como muñecos de trapo, pero con tiempo para relajarnos y tomar el ferry de las 16:00h.


Ya en Copacabana dimos una vuelta para elegir el autobús que nos llevaría de vuelta a La Paz. Aunque durante el viaje tuvimos una paradita de control de lo más interesante.

video


Ya por fin sobre las 22:00 llegamos a La Paz donde descansaríamos una noche antes de volver a viajar esta vez con destino a Rurrerabaque por la famosa carretera de la muerte. 


Pero eso como siempre será parte del siguiente post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario