Translate

jueves, 29 de agosto de 2013

Un trekking por la selva de Nam Ha

El día quince nos levantamos a las siete de la mañana para poder preparar una mochila con las cosas que íbamos a necesitar en el trekking, y desayunar tranquilamente en el restaurante de nuestros amigos antes de acercarnos a la agencia donde habíamos contratado el trekking.


Una vez en la agencia nos presentaron a nuestros guías locales y a la pareja que iba a hacer el trekking con nosotros que no eran quienes nos habían informado la noche anterior. Resulta que nosotros esperábamos hacer la ruta con una pareja joven de franceses y resulta que nos encontramos con un matrimonio de israelíes bastante mayorcetes, algo que desde el principio nos escamó no solo por la mala reputación de los viajeros israelitas sino porque, como se demostró más adelante, no parecían estar en forma para una travesía como la que nos esperaba.

Después de hacer las presentaciones de turno y firmar los últimos papeles, nos montamos todos en la furgoneta y fuimos al mercado local a comprar la comida que comeríamos durante los próximos días. Una vez terminadas nuestras compras volvimos a montar en la “furgo” y nos dirigimos hacia el lugar desde donde partiría la excursión.





video


El espacio protegido de Nam Ha toma su nombe del río que lo atraviesa y ocupa 2,224 km2. Sus densos bosques perennes o semiperennes de media altura, así como los árboles de hoja ancha de cotas más altas, son el hábitat de panteras nebulosas, tigres, elefantes, gaures, muntíacos y 288 especies de aves. Ni que decir tiene que no vimos a ninguno de estos animales. No sé si porque ya no existen o porque no pasamos por su barrio.

Nada más comenzar a andar pudimos comprobar que nuestra queridísima pareja de excursionistas nos iba a dar más de un quebradero de cabeza. Los simples caminitos y pequeños riachuelos entre las plantaciones de arroz se convertían en arriesgadísimos pasadizos y escarpados precipicios a sus pies. Rosa y yo nos mirábamos y queríamos morir, si el paseo por los arrozales era así no queríamos ni imaginar cómo se comportarían en la selva.




video


Efectivamente nuestros peores temores se hicieron realidad en el segundo en que entramos en la selva. Nuestros compañeros de excursión no daban pie con bola, cien metros de recorrido se convertían en horas de reloj. El pobre guía que estaba todo el rato con ellos ayudándoles de vez en cuando nos pedía perdón por no poder ir más rápido porque “papa y mama” iban muy despacito no podíamos correr. Rosa y yo nos adelantábamos siempre con el segundo guía, andábamos quinientos metros y esperábamos a los rezagados sentados en una roca y contemplando la maravillosa selva que nos rodeaba. La verdad es que los paisajes eran una maravilla y el trekking una pasada.










video





A media mañana y cuando nuestros compañeros ya no podían ni con su alma, los guías decidieron parar y preparar la comida típica en una hoja de palma. Es un poco turistada la verdad porque básicamente se cogen un par de hojas de palma y volcaron sobre ellas la comida preparada que habíamos comprado en el mercado. Pero la verdad es que está entretenido y después de una buena caminata por la selva yo tenía un hambre que me moría.



video


Después de terminar de comer y descansar un rato volvimos a ponernos en marcha para la parte más dura de la excursión. Por ahora habíamos caminado por pequeños senderos o por el río entre enormes árboles centenarios, la siguiente etapa consistía en subir la empinada montaña con un pequeño descanso para ver una catarata que se escondía entre rocas y árboles caídos. Rosa y yo nos adelantamos con nuestro guía particular, el camino la verdad es que no era fácil pero con esfuerzo llegamos a la cascada a tiempo para hacernos unas fotos antes de que empezara a caer una típica tormenta tropical. Rápidamente seguimos subiendo y nos volvimos a adelantar otros quinientos metros para poder resguardarnos y sentamos a esperar al matrimonio israelí y a los dos guías que se turnaban para poder ayudar a la pareja a subir la empinada y resbaladiza ladera de la montaña.






Cuando llegamos a lo alto de la montaña el paisaje cambió completamente. Fue algo espectacular, de caminar entre densa vegetación y árboles centenarios pasamos a vernos rodeados por un tupido mar de hierbas que nos sobrepasaban en altura y que no dejaban ver a más de un metro de distancia. De vez en cuando entre la vegetación se abría un claro y podíamos ver el espectacular paisaje del parque natural de Nam Ha a nuestros pies.







Y por fin después de todo un día caminando por la selva Rosa y yo llegamos a la aldea donde íbamos a pasar la noche. Se trataba de un pequeño y encantador pueblo entre las montañas donde vivían las tribus de los Akhas y los Hmongs. El sitio era algo increíble, la verdad es que en el momento en que paseamos por sus calles embarradas sentimos como su magia nos empapaba.


video





Mientras esperábamos a que aparecieran nuestros compañeros israelitas de excursión, investigamos el pueblo sacando fotos y grabando vídeos a los niños que se acercaban curiosos para luego salir huyendo en el momento en el que les apuntábamos con la cámara. El momento cumbre fue cuando Rosa le dejó su cámara a un grupo de chiquillos para que hicieran de reporteros. Os podéis imaginar las caras de los chavales.




video










Al cabo de una hora cuando ya anochecía, mientras caminábamos de vuelta de un extremo de la aldea nos encontramos con un tumulto en medio de la calle principal. Se trataba de nuestros compañeros que por fin ya habían llegado muertos de cansancio y gritando que se querían volver a su guest house que no querían dormir en ese sitio. Fue un gesto feísimo hicieron que nuestro pobre guía tuviera que encontrar dos motos y bajarles en mitad de la noche hasta Luang Nam Tha.

Bueno como no hay mal que por bien no venga, Rosa y yo disfrutamos mucho más de la compañía de los dos guías y de la cena increíble que nos prepararon en la casita local donde dormiríamos esa noche. Además entre chupito y chupito de whisky lao nos contaron historias y anécdotas de la cultura local. Fue una experiencia realmente increíble.






Al día siguiente nos levantamos temprano ya que en estos sitios se mueven por el reloj solar y cuando sale el sol a las cinco de la mañana ya están todos en pie. Mientras nuestros guías se ponían a preparar el desayuno Rosa y yo nos fuimos a recorrer el pueblo de nuevo. Fue interesante ver como después de un día la gente ya parecía aceptarnos mejor y los niños ya no tenían tanto recelo a acercarse a que les hiciéramos alguna que otra foto.







Tras un copioso desayuno de arroz, tofu, verduras y haber puesto mi granito de arena sobre en la cultura local nos pusimos en marcha. Esta vez la caminata fue mucho más sencilla que el día anterior, en parte porque había llovido muchísimo durante toda la noche y decidimos no arriesgar y regresar por caminos más fáciles. A mitad de camino también nos sentamos a comer y como final de caminata paramos en un par de aldeas y luego directos a Luang Nam Tha.






Cuando llegamos a nuestra guest house nos duchamos y quitamos la mierda de dos días de caminata por la selva y preparamos nuestras mochilas para nuestro siguiente paso hasta el pequeño pueblo de Muang Khua desde donde empezaríamos una ruta preciosa por el rio Nam Ou hasta Nong khiaw y luego seguiríamos camino hasta Luang Praban. Pero eso será parte de mi próximo post.

4 comentarios:

  1. Vaya vaya, si nuestro amigo Jerónimo tiene un primo en Israel. Tranquila con las hormigas, Rosa, que en un mundo super poblado los insectos son el alimento del futuro ;-) Este post es de los mejores. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya ves tío la sombra de Jerónimo nos persigue. Gracias por seguir el post me alegra que te gustase faltan unos vídeos muy chulos que tengo que subir cuando tenga mejor conexión.
      Un abrazo para todos

      Eliminar
  2. No sabes cómo estoy disfrutando de tu blog, Arturo, desde el primer momento que Rosa me pasó la dirección (estoy enganchadísima a vuestras historias!). Por fin, ya en casa, puedo leerte detenidamente y disfrutar de los vídeos y fotos con tiempo. ¡Me encanta! Tienes un discurso narrativo muy ameno y ágil, muy disfrutable, me siento como si estuviera con vosotros cada vez que os leo! Un abrazo muy fuerte, tienes una nueva lectora, fan y amiga detrás de la pantalla. Un besazo a los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que te guste el blog y no te cortes a la hora de hacer comentarios. Espero que nos veamos en el siguiente viaje.
      Un besote de Rosa y otro mío

      Eliminar