Translate

domingo, 23 de junio de 2013

Un viaje con amigos por las Cameron Highlands

A Yee Pheng y su familia por portarse tan bien conmigo en este viaje. Gracias sois gente estupenda.

Tras pasar 3 días increíbles por Singapur, una de las ciudades que más me han marcado este viaje, compré un billete de autobús que me llevaría directamente hasta la ciudad de Kuala Lumpur donde me esperaba mi amiga Yee Pheng. Ni que decir tiene que al tratarse de un autobús de Singapur los asientos tenían masaje incluido.


En Kuala Lumpur me quedé en casa de Yee Pheng ya que al día siguiente saldríamos a recorrer las Cámeron Highlands junto con su amigo Jorge. La parada en casa de Yee pheng fue como un oasis en el desierto, una parada en el camino para reponer fuerzas, dormir en mi propia habitación en una cama cómoda, lavar la ropa y pegarme una buena ducha. Además lo mejor de todo, ¡¡¡¡¡¡tenía aceite de oliva!!!!!!!



Al día siguiente nos levantamos tranquilos, cogimos las maletas y fuimos a reunirnos con Scott, el amigo de Yee Pheng, que nos esperaba para a ir a las Cámeron Highlands. Llegamos a Tanah Rata por la tarde noche, después de unas cuantas horas de coche y alguna que otra vuelta atrás en el camino por habernos perdido.



Una vez alojados en nuestro hotel fuimos a cenar el plato típico de la zona “steam boat”. Es una especie de fondee pero que utiliza sopa de pollo en lugar de aceite o queso para cocinar lo alimentos que se meten dentro. La verdad es que estaba riquísimo y fue muy divertido de comer. Además sienta genial comer algo caliente ya que la temperatura en la zona baja bastante y pasa a ser bastante fresca en la noche.




El sábado fue un día de excursiones y visitas. Estuvimos en las plantaciones de té disfrutando de unas vistas increíbles. El valle cubierto de plantas de te dibujaba una paleta increíble de colores verdes salpicados de vez en cuando por los sombreros de los recolectores de té. También fuimos a recolectar fresas a los invernaderos de la zona donde las puedes elegir tú mismo y llevártelas a casa. Estaban riquísimas, ni que decir tiene que elegíamos 1 y nos comíamos 3 pero bueno me imagino que los chinos que dirigen los invernaderos ya habrán pensado en esas pequeñas pérdidas.










video







Por la noche nos dirigimos a nuestro siguiente destino en la ruta de fin de semana. La pequeña ciudad de Ipho. Antaño una de las ciudades más importantes del sudeste asiático por sus minas de zinc, hoy en día y aunque todavía resisten ciertos edificios de estilo colonial en el centro de la ciudad, cierto aire decadente recorre sus calles y se trata más de un destino para llegar a las Cámeron  Highlands que un lugar a visitar. Pero lo que sí que es interesante de esta ciudad es su comida. Gracias a que iba con gente local pude saborear las especialidades de la zona como eran sopa de pollo de la zona y los dim-sum.

Pero el fin de semana llegó acabó y mis amigos tuvieron que despedirse ya que tenían que volver a kuala Lumpur para trabajar al día siguiente  mientras que yo seguiría camino hacia mi siguiente destino la isla de Penang que también se conoce como la capital culinaria de Malasia. Pero eso será parte de mi próximo post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario