Translate

sábado, 23 de febrero de 2013

El Anapurna como desafío

La crónica de esta excursión merecía un formato especial así que he pensado que lo que mejor describe este desafío eran los videos en directo. Espero que los disfrutéis.

Durante mis días en casa de Eola y Bijava así como en los encuentros anteriores con otros viajeros que ya habían hecho esta excursión, estuve recabando información. Pude hacerme una idea más o menos de las paradas que tendría que hacer, de lo que me iba a costar y de lo que iba a tardar. Pero nadie me preparó para lo que me iba a encontrar.



El gran día había llegado, mi excursión al campo base del Anapurna o, como dicen aquí ABC. Aunque las nubes tapaban las montañas Bijava me convenció que sería un gran día y que la excursión iba a salir genial. Primer error.
Por la mañana hice mi equipaje calculando 6 días de marcha y empaqueté mis cosas en mi mochila pequeña para viajar ligero.
  • ·         3 calzoncillos
  • ·         3 calcetines
  • ·         3 camisetas
  • ·         1 camiseta térmica manga larga
  • ·         1 mayas
  • ·         1 gorro
  • ·         1 gafas de sol
  • ·         1 pantalón fino de verano
  • ·         1 cepillo de dientes
  • ·         1 desodorante
  • ·         1 pastilla de jabón
  • ·         1 comida (galletas, barritas de chocolate, cacahuetes)
  • ·         Tel móvil y cargador

Cosas que no llevé y que debía haber llevado. Segundo  error
  • ·         Crampones. Me regalaron unos el colega coreano en Varanasi pero todo el mundo me decía que no los iba a necesitar
  • ·         Capa de agua. Tengo una que me hubiera venido de perlas pero que se quedó en Pokhara
  • ·         Guantes. Si vas a la nieve conviene llevar

Bijava me llevó en moto hasta Dhampus desde donde empezaría mi ascensión hasta los 4130m. del ABC. Pero mi primera etapa debía llegar hasta Jhinu donde, tal y como me había aconsejado Topo y Fran, debía quedarme a descansar en las termas. Claro que eso suena muy bien si por el camino no te empieza a llover como si el mundo se fuera a acabar.

















El segundo día parecía más prometedor y, aunque la noche anterior los argentinos me pusieron las cosas muy crudas yo estaba decidido a seguir mi camino.






Lástima que durante el mismo la lluvia decidiera acompañarme también. Y encima, y como no podía ser menos en mí, el karma apareció de nuevo e hizo que me olvidara el cargador del móvil en el hotel. Cuando veáis el video entenderéis porque no quise volver a por él.




las fotos aclaran mejor la casita donde me refugié





Pero todo esfuerzo tiene su recompensa y después de mucho tiempo caminando sólo subiendo y bajando cuestas por paisajes increíbles me encontré con James, un chico de Barcelona muy majo que llevaba viajando más de un año y Christian y Laura una pareja que también llevaban 1 año recorriendo el sudeste asiático. Enseguida hicimos buena conexión, imagino que la adversidad hace piña y, desde ese día nos mantuvimos unidos para conseguir el reto juntos.



El tercer día amaneció espléndido, el sol brillaba con energía en un cielo azul sin una nube y, aunque la mañana era fría, las vistas de las montañas y la ausencia de la tan odiada lluvia, nos había cargado las pilas para seguir adelante. Nos habíamos fijado como meta llegar al campo base del machapuchre o MBC para que al día siguiente temprano pudiéramos subir al ABC y empezar a bajar.






La etapa fue durísima, para empezar como empezábamos a subir, la mayoría de la caminata sería por encima de los 3200m., el ejercicio se hacía mucho más difícil. Encima la lluvia que había caído durante los 2 días anteriores en cotas más bajas aquí al estar a mayor altura había caído en forma de nieve. Y mi pantalón de invierno en Pokhara….yuhuuu. Para evitar que se nos colara agua en las zapatillas, nos pusimos bolsas de plástico entre los dos pares de calcetines que llevábamos para no pasar frío. 
La gente que bajaba la montaña y que nos íbamos encontrando de camino nos advertía que las condiciones eran malísimas, que había mucha nieve y muchos no habían podido llegar al ABC.





Cuando llegamos a Deurali llegó el momento de decidir. El día había sido largo y estábamos cansados pero si queríamos llegar al MBC era el momento de apretar los dientes y decidir si subíamos o no. Evidentemente la ilusión y el espíritu de equipo mueven montañas así que después de comer y reponer fuerzas empezamos nuestro último tramo que para mí fue el peor de todos.

Todo el tramo desde Deurali 3230m. hasta el MBC 3700m. transcurrió por un caminito de nieve. Yo no conseguía dar más de tres pasos seguidos. La suela de mis zapatillas era demasiado lisa y me resbalaba en la nieve con cada pequeña pendiente que encontrábamos por el camino. El sobre esfuerzo a esa altitud me parecía titánico. Me caía cada dos por tres. Doble los 2 bastones que había alquilado. Se me hundían las piernas en la nieve y empapaba los pantalones y mayas que llevaba debajo.




Pero después de 8h. caminando desde Bamboo llegamos a las 6 de la tarde al MBC donde nos refugiamos en una guest house y secamos nuestras ropas empapadas en una estufa de gas que parecía enviada por los dioses. El día siguiente ya sólo queda subir los últimos 430m. de desnivel para alcanzar el ABC.



y finalmente la llegada al ABC. Os dejo con la video que lo dice todo










La bajada fue mucho más sencilla. Conseguí un truco para no resbalar en la nieve. Los calcetines de Laura por encima de mis zapatillas. Mano de santo. Ni un solo resbalón. Claro que no duraron mucho tiempo, pero lo suficiente para pasar la etapa de la nieve sin ningún incidente.





Por el camino cuando llegamos a Chumgruk nos separamos en dos grupos. Christian y Laura fueron hacia Jhinu donde estaban las termales pero no mi cargador. 




Y James y yo que fuimos hacia Ghandruk que es un pueblo encantador.







Por fin después de dormir en Gandhruk y flipar con sus vistas llegamos a Pokhara donde yo me he venido a casa de Eola que me ha vuelto a dejar dormir aquí sin ni siquiera ellos estar ya que se han ido a Katmandú. Que gente más maja.

Hoy me he duchado con agua caliente, he hecho la colada y he actualizado el blog. Lo siguiente será pensar que hacer si seguir un poco más en Nepal o saltar a Thailandia. Pero eso será ya otro post.

10 comentarios:

  1. Arturito sigue así!!! vas muy bieeeen!!(aunque anda que dejarte los guantes pa' la nieve...) jo la de cosas q has vivido, q envidia me das!! un besito muy grande!!! aquí seguiremos tus aventuras, ánimo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La culpa no es mia. Es del karma :-P
      Me alegro q te haya gustado la aventura y de que me sigais creo q a partir de ahora voy a poner mas videos. Ne quita tiempo de escribir ;-)
      Un beso fuerte a toda la tropa

      Eliminar
  2. La carne de gallina!!!!!! Diooooooooosssss...... Lo de los guantes y el pantalón de invierno me ha mataooooo... Suerte que todo salió bien ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. claro es que a caso lo dudabas?.....yo si :-p

      Eliminar
  3. Aún no puedo cerrar la boca después de leer este post. Por cierto, ya quiero un llavero de esos. TQ. Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me alegro mucho que te haya gustado. El sitio lo merece y la aventura también. TQ.

      Eliminar
  4. Tremendo Arturo!!! Que envidia me das, estas cosas son las que enriquecen y las que recordarás durante toda tu vida. Esto si que es una aventura, si es que parece que estamos en Desafio Extremo!
    Un abrazo muy fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que lo digas chaval. A ver si dejáis phergal y os venís para acá

      Eliminar
  5. Hasta hoy no había podido leerte y mira que me dijo Javier que iba a flipar. Me he emocionado mucho cuando habéis llegado al campo base.

    Un beso muy fuerte

    Mamen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si que fue una aventura. Te hubiera gustado mucho. Mogollón de nieve por todos lados.
      Me alegro que sigas el blog

      Eliminar